Se cuenta que una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre se escondió en una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por los alrededores de donde él estaba. Tan asustado estaba que elevó una oración a Dios de la siguiente manera:

 

"Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada para que no entren a matarme".

 

En ese momento oyó a los hombres acercándose a la cueva en la que él se encontraba, y vio que apareció una arañita. La arañita empezó a tejer una telaraña en la entrada. El hombre volvió a elevar otra oración, esta vez más apurado:

 

"Señor, te pedí ángeles, no una araña." Y continuó: "Señor, por favor, con tu mano poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan entrar a matarme".

 

Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observo a la arañita tejiendo la telaraña. Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se encontraba el hombre y éste quedó esperando su muerte. Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva en la que se encontraba el hombre ya la arañita había tapado toda la entrada, entonces se oyó la siguiente conversación:

 

- "Vamos, entremos a esta cueva." –dijo uno

- "No. ¿No ves que hasta hay telarañas?, nadie ha entrado en esta cueva." Le respondió otro.

 

Y se marcharon los malhechores dejando tranquilo al hombre.

 

Dios sabe bien cuáles son nuestros problemas y nos dará la salida oportuna, Él sabe lo que es mejor para nosotros.

 

“Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” Mateo 21:22.

 

No te angusties, si pediste con fe, Dios responderá tu oración. Puede ser que la respuesta no llegue de la forma que esperas pero llegará, puedes estar seguro.

 

Comentarios:

Note: Please fill out the fields marked with an asterisk.